lunes, 3 de agosto de 2009

Tinta china

La tinta china es una tinta de invención china usada principalmente en caligrafía china y japonesa, así como en la pintura china y japonesa sumi-e.

Se compone de carbón vegetal muy finamente molido, que se apelmaza y compacta con algún tipo de pegamento con base acuosa, como resinas vegetales o algunos extractos animales. Con el carbón molido y el pegamento se forman unas barras pequeñas con forma de lingote que se prensan y se dejan secar hasta alcanzar una consistencia totalmente sólida. Esta tinta en estado sólido puede durar años o siglos sin perder sus propiedades.

La calidad de la tinta depende de muchos factores, como la madera de la que proviene el carbón, el proceso de prensado, el pegamento utilizado, el tiempo que tiene, etc. y existen desde barras muy baratas hasta piezas de coleccionista.

La tinta suele ser negra, aunque también puede mezclarse con colorantes para conseguir tintas de otros colores.

Para preparar tinta líquida a partir de estas barras hay que frotarlas en una piedra rugosa especialmente diseñada para tal efecto llamada en japonés 硯 (すずり, suzuri?) . Estas piedras, de diversas formas y aspectos, tienen todas en común que están compuestas de un material rugoso y tienen una cavidad. Generalmente, las piedras de origen chino tienen forma cóncava con la parte más baja en el centro, y las japonesas suelen ser mayormente planas con uno de los extremos hacia abajo.

Sobre estas piedras se vierte un poco de agua y sobre se frota la barra, de manera que siempre esté húmeda. El continuo frote sobre la piedra con el agua va deshaciendo poco a poco la tinta, que se va quedando disuelta en el agua que se acumula en la cavidad. Este proceso puede continuarse hasta que la tinta adquiera la densidad requerida, pero generalmente suele durar unos minutos.
La tinta líquida ya preparada se seca con facilidad, y es conveniente no dejar que se seque sobre la piedra o sobre el pincel.

Actualmente se pueden conseguir también botes de tinta china ya preparada, muy densa, que puede usarse directamente o disolver con un poco de agua.


Fuente: Wikipedia


3 comentarios:

dondelohabredejado dijo...

Qué pena que pueda perderse. Recuerdo con mucho placer los momentos en que llenaba mis cuadrernos de caligrafía, y hacía dibujos con plumín y tinta china.
Además, su forma de deslizarse sonbre el papel es casi una danza de meditación, si uno lo hace con el ritmo apropiado dejándose llevar.
Son tantas cosas que se pierden al avanzar la tecnología...
Un abracito.

Alimontero dijo...

Hola abejita, me ha encantado recordar cómo de pequeña disfrutaba la tinta china...No sé ...me fluía...;-)
Bueno, las cosas no desaparecen, se transforman...;-) es el camino de la evolución...jejeje

Un grato saludo y una bella semana!!

Ali

Abejitas dijo...

dondelohabredejado perdemos más cada día, la verdad, por desgracia.

Alimontero, así es, evolución.

Besitos de miel