martes, 16 de junio de 2009

Sorolla: Impresionismo



Joaquín Sorolla y Batista nace en Valencia el 27 de Febrero de 1863. Fue Uno de los pintores españoles más prolíficos con más de 2200 obras catalogadas. Siendo muy pequeño quedó huérfano.

Intentaron que aprendiera el oficio de la cerrajería pero su verdadera vocación era la pintura
y fue así como se matriculó en las clases nocturnas de la Escuela de Artesanos. En 1879 ingresó
en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Carlos, donde estudió con pintores como Manuel Matoses Benelliure o Guadalajara.

Al acabar su formación comenzó a enviar sus obras a concursos provinciales y exposiciones nacionales de bellas artes, como la de Madrid en mayo de 1881, donde presentó tres marinas valencianas que pasaron sin pena ni gloria pues no encajaban con la pintura oficial, de temática histórica y dramática. Al año siguiente, estudió la obra de Velázquez y otros autores en el Museo del Prado, etapa Realista, de la que era su profesor Gonzalo Salva. Por fin, en 1883, consiguió una medalla en la Exposición Regional de Valencia y, en 1884, alcanzó la gloria al conseguir la Medalla de Segunda Clase en la Exposición Nacional gracias a su obra Defensa del Parque de Artillería de Monteleón, obra melodramática y oscura hecha expresamente para la exposición; tal y como le dijo a un colega suyo: “Aquí, para darse a conocer y ganar medallas, hay que hacer muertos.”





Con su amigo el pintor Pedro Gil se desplazó a París durante el primer semestre de 1885, viviendo de cerca la pintura impresionista que produjo en él, ya de regreso en Roma, variaciones en su temática y estilo, llegando a pintar el cuadro religioso El entierro de Cristo, con el que no tuvo el éxito esperado, donde se introduce en el Naturalismo y toma contacto con las vanguardias europeas, destacando las obras de los pintores John Singer Sargent, Giovanni Boldini y Anders Leonard Zorn.

En 1894 viajó de nuevo a París, donde desarrolló el luminismo, que sería característico de su obra a partir de ahora. Comenzó a pintar al aire libre, dominando con maestría la luz y combinándola con escenas cotidianas y paisajísticas de la vida mediterránea. En obras como La vuelta a la pesca, la playa de Valencia o Triste herencia describió el sentimiento que producía la visión del mar Mediterráneo, comunicando el esplendor de una mañana de playa con un colorido vibrante y un estilo suelto y vigoroso.



Por aquel entonces, Valencia le nombró hijo predilecto y meritorio, y le fue dado su nombre a una calle. Tras muchos viajes por Europa, principalmente Inglaterra y Francia, celebró una exposición en París con más de medio millar de obras, que le dio un reconocimiento internacional inusitado, conociéndose su obra pictórica por toda Europa y América



Otra importante faceta suya fue la de retratista, de figuras importantes como fueron Juan Ramón Jiménez, el rey Alfonso XIII, Vicente Blasco Ibáñez, Ortega y Gasset, etc. También, en 1914, había sido nombrado académico y, cuando terminó los trabajos para la Hispanic Society, trabajó como profesor de composición y color en la Escuela de Bellas Artes de Madrid. Su pintura representó la aplicación directa del luminismo al paisaje y la figura, acercando por tanto esta tendencia a la sociedad de la época.



En 1920, mientras pintaba el retrato de la señora Pérez de Ayala en el jardín de su casa en Madrid, padeció un ataque de hemiplejía que mermó drásticamente sus facultades físicas y mentales. Murió en su casa de Cercedilla el 10 de agosto de 1923.







6 comentarios:

dondelohabredejado dijo...

Qué lindo, parar un poco el vértigo de este día visitando este blog tan dulce y encontrando tanta belleza en estas obras.
Gracias, siempre que paso por aquí aprendo algo.
Besitos.

Abejitas dijo...

Gracias a ti por pasar por la colmena dondelohabredejado.

Besitos de miel.

Tawaki dijo...

Vengo hoy de la exposición y a pesar de conocer la mayoría de los cuadros me ha parecido impresionante.

Besos.

Abejitas dijo...

Seguro que ha sido impresionante Tawaki, que más me gustaría que verla. A pesar de conocer todos los cuadros de un artistas, verlos tiene que ser único.

Besitos de miel.

raúl dijo...

interesante repaso. todos conocemos los cuadros playeros del pintor, pero es cierto que sorolla es mucho más.

Abejitas dijo...

Pues si raúl, es muchísimo más.

Besitos de miel.