martes, 19 de mayo de 2009





Pedro Mercedes nace en Cuenca, en la Cuenca de abajo pero con todo la Cuenca antigua y misteriosa; el ultimo día de un caluroso mes de Julio de 1.921, en la calle de Carretería, hijo de Tomás, asentador de frutas, y Encarnación.

Entre su padrino de pila "Pelaspigas", banderillero, y su padre deciden que debe ser torero, y el niño hace el paseíllo en la inaguración de la Plaza de Toros de Cuenca, en 1927, delante de los grandes matadores de la época.

"...EL TORO, EL ANIMAL MAS BELLO DE LA CREACION, ME HABLO Y ME DIJO QUE ESO NO ERA PARA MI...".

El amor a la fiesta le crecería en el alma como unárbol con el paso del tiempo, siendo posteriormente uno de los motivos principales de su decoración.

Al morir su padre en 1.929, su madre, se casa en segundas nupcias con Florentino Merchante, el alfarero. Para Pedro la suerte esta echada, su destino había dado la vuelta del camino. La primera vez que tuvo ante sus ojos a su padrastro torneando una pieza quedó deslumbrado. Y supo que ya nunca podría dedicarse a otra cosa que al divino oficio de alfarero.
"... YO IBA A LLEVAR LA COMIDA A MI 'TIO', ENTRE OTRAS COSAS PORQUE ASI ME LIBRABA DE IR AL COLEGIO POR LA TARDE, Y CUANDO VEIA LA FACILIDAD CON QUE SUS MANOS DABAN VIDA A VASIJAS, LA MAJESTAD CON QUE LEVANTABA EL BARRO, DECIDI HACERME ALFARERO...".

La llamada de la vocacióny no la voz de la sangre, ya que ninguno de los siete hijos de su padrastro se dedico a trabajar la arcilla, mientras lo hizo el hijo del asentador de frutas.
"...EN ABRIL DE 1933, UN MAESTRO AL CUAL ADORABA ME DIJO QUE AQUELLA PALMETA LA IBA O ROMPER CONMIGO SI NO CONJUGABA BIEN EL PRETERITO PLUSCUAMPERFECTO DE SUBJUNTIVO DE NO SE QUE VERBO, NO VOLVI DEL RECREO; ME MARCHE AL TALLER DE MI TIO FLORENTINO A CUIDAR EL BORRICO QUE MOVIA LA PARVA Y A TRAER LA TIERRA, DESDE EL PRIMER MOMENTO SUPE QUE AQUELLO ME IBA, DESDE LUEGO QUE NACI ALFARERO".
Comienza a asistir a la Escuela de Artes y Oficios, de la Diputación Provincial, bajo la mano de su profesor Fausto Culebras, pintor y escultor conquense, dotado en palabras de Pedro Mercedes de unas cualidades que lo hacían un ser maravilloso.
"...EL MEJOR CONSEJO DE LA VIDA, ME LO DIO FAUSTO, CUANDO ME DIJO: 'PIENSA SIEMPRE Y HAZ LO QUE TU CREAS. SIEMPRE SIN FALTA, PORQUE YA SABES QUE CONTIGO HAY UN PROJIMO. Y EN CUANTO AL ARTE NO VEAS META...".

Con el descubre su gran intuición, la posibilidad cierta de que el modelado del humilde barro, bordado y rayado, pueda convertirse en sublime arte.
"...IMAGINABA YO ENTONCES QUE SI SE PISABAN LOS LADRILLOS, QUE ERAN DE UNA TIERRA BUENA Y PRECIOSA, PORQUE NO SE PODIAN COLGAR?. SI SE DECORA LA TELA DE UN PINTOR POR QUE NO EL BARRO?. Y ASI EMPECE CON LOS PLATOS PARA COLGARLOS...".

Tiene ya decido dedicarse al oficio de alfarero, por vocación como a el le gusta definirse.
"... LA ALFARERIA ME LLAMO Y YO ACUDI, PASANDOLAS NEGRAS Y MORADAS, EN MAS DE UNA OCASION, PERO HE SIDO CORRESPONDIDO CON CRECES...".

Iniciándose con su primer botijillo en 1.934, pasando después a hacer piezas mas grandes como botijos, orzas y cántaros. La ejecución de esta tarea hace desarrollarse la perseverancia y el respeto hacia el proceso natural del barro, que junto a la ternura, como ingredientes primordiales consolidan la personalidad del alfarero.
"... PARA SER ALFARERO SOLO HACE FALTA ALMA, PARA LLEGAR MAS ALLA DE LOS PROPIOS LIMITES DEL SACRIFICIO Y AMOR, PARAGOZAR DE LAS SATISFACCIONES QUE EL OFICIO TE PROPORCIONA ...".
Aumenta su interés por ensayar y nuevas ideas vienen a aflorar en su mente, en estos momentos, es cuando siente la tentación de rayar, produciendo la incisión en el pulido y virginal cuerpo de un "cacharro" de barro, secado a su "amor" y finalmente dibujar.

Crea así la técnica del raspado, que ha de transformar por completo el concepto de la alfarería conquense, para lo que utiliza un clavo y una navaja, ensaya con el negro, y sobre una superficie ya cubierta , raspa y desnuda el color de la arcilla, dura pero moldeable.
"... ES COMO DESENTERRAR EL CUERPO DE LA VASIJA, EMPLEANDO LA IMAGINACION Y EL SUEÑO...".

Y a partir de 1.939 entra de lleno en este terreno, empezando a elaborar estilizados cuadros en los que animales y seres humanos aparecen mezclados..

En 1943 el servicio militar, en Toledo, allí se templa como el acero, su ánimo, su voluntad, esa decisión de hacer lo que el siente por dentro. Y entre Toledo y Cuenca, se cierra la primera parte de su vida, de una vida que por entonces era como la "pella" en medio del torno del alfarero, sabia que su destino era convertirse en cacharro, pero no sabia como.

2 comentarios:

dondelohabredejado dijo...

Qué maravilla, evitar el destino de matador, para dedicarse a la creación.
Quienes tuvimos alguna vez la bellísima experiencia de dar forma a la arcilla podemos entender la felicidad que siente este hombre, al haberse dedicado a eso en su vida.
Un verdadero artista, y como le dice su amigo, un poeta.
Gracias por este post tan interesante. Siempre es hermoso conocer vidas como la de este creador.
Abracitos.

Abejitas dijo...

Así le llamaban, el poeta del barro, y es que quizá todas las artes se reflejen en un poema o todos los poemas se reflejen en el arte.

Besitos de miel.