lunes, 2 de marzo de 2009

El Kilt


La prenda tradicional escocesa es el kilt, la mal llamada "falda escocesa" —término que ofende a los escoceses—. El kilt suele estar hecho de lana, con un diseño de tartán que, tradicionalmente, se asocia a un determinado clan escocés. Cada escocés recibe un kilt a muy temprana edad, y lo utilizará en ocasiones especiales, como bodas, bautizos, comuniones... El kilt se enrolla alrededor de la cintura, y cubre la parte inferior hasta la altura de las rodillas; además, dado que no tiene bolsillos, puede complementarse con un bolso especial denominado sporran. En contra de la creencia popular de que bajo el kilt no debe vestirse ropa interior, lo cierto es que no hay ninguna norma establecida al respecto.




Tartán: Es un trozo de tela escocesa que se registra en “Scottish Tartan Authority”. En Argentina, cualquier tela que tenga diseños similares al del Tartán Escocés es llamada “tela escocesa” pero esto no significa que sea un tartán. La gente por lo general se confunde y cree que cualquier tela puede ser un tartán, este concepto es erróneo.

Los tartanes se registran y existen ciertas reglas para su uso.

A los Tartanes en Gaélico se los llama “Breacan”. El tartán está formado por diseños a los que normalmente se llama “setts”, los “setts” se repiten una y otra vez hasta que se llega al largo de tela deseado.

Durante muchos siglos, el tartán fue la vestimenta diaria de la gente de las Tierras Altas de Escocia, y si bien se lo usó también en otras partes de Escocia, fue en las Tierras Altas (Highlands) en donde su uso continuó y evolucionó hasta llegar a convertirse en un símbolo de cada familia o clan.
Los tartanes se usaban hace muchos siglos. Los primeros tartanes tenían cuadros simples de 2 o 3 colores y estos colores se obtenían del teñido de plantas, raíces, bayas y árboles que se encontraban en las zonas en donde la tela se tejía. Como se los usaba en una zona, estos tartanes eran “Tartanes Distritales” porque eran confeccionados en una zona en particular.

Como por lo general, la gente que vivía en el distrito formaba parte del mismo Clan o Familia, su tartán distrital era en realidad un Tartán de Clan.

Por lo tanto en los tiempos de William Wallace, los tartanes no eran coloridos como lo son hoy, simplemente porque los tinturas que hoy conocemos no existían en aquellos tiempos.
Con la disponibilidad de los teñidos químicos, el rango de colores se amplió y se confeccionaron diseños más elaborados

La referencia más antigua del uso real de un tartán se encuentra en los registros del tesorero del rey Jacobo III en 1471, en donde se menciona la compra de tartán para el rey y la reina.

En 1538 el rey Jacobo V lució el tartán al ir de cacería a las Tierras Altas y el rey Carlos II lució cintas de tartán en su abrigo durante su casamiento en 1662.



En un documento real de 1587, a Héctor MacLean of Duart, el impuesto a pagar por las tierras de Narraboll, Islay fue un trozo de tela de color, blanco, negro y verde.

Estos colores corresponden al tartán de caza MacLean que es exactamente el mismo que se usa hoy. Este puede ser el primer tartán de clan.

Durante los siglos XVI y XVII los comerciantes llegaron a las Tierras Altas para comprar los tartanes.
Se establecieron precios fijos máximos y los mismos se determinaban por la cantidad y tonalidad de colores en la tela.

Hay una historia famosa acerca de una mujer que dio al tejedor lana de color para convertirla en tela. La mujer demandó al tejedor ante los jueces porque lo acusó de no hacer el diseño de acuerdo a sus instrucciones. La mujer ganó el caso y el tejedor fue castigado. Esto prueba que las esposas de las Tierras Altas no querían aceptar cualquier diseño sin siquiera cuestionarlo.

Se sabe que los clanes se organizaron en filas militares y que había regimientos de un mismo clan. Hacia 1704 los regimientos habían adoptado sus propios colores y lucían el mismo tartán de su líder.

Después de la batalla de Culloden en 1746 ( Bonnie Prince Charlie y sus fuerzas fueron derrotadas por el duque de Cumberland), el uso de la vestimenta de las Tierras Altas fue prohibido. El parlamento aprobó una ley que prohibía a los Highlanders usar el tartán. Se les prohibió la portación de armas y la música de las gaitas fue limitada a los regimientos.

Hacia 1800 muchos de los viejos tejedores habían fallecido y los viejos diseños se perdieron.
En 1822 tuvo lugar el gran auge del tartán. Sir Walter Scott sugirió que los escoceses debían usar sus tartanes para la visita del rey Jorge IV a Edimburgo y por lo tanto, surgieron nuevos diseños de tartanes.

Cada tartán se registra en “ The Scottish Tartan Authority” un organismo oficial que regula el uso de los tartanes.

Más información

1 comentario:

√ Lolylla √ dijo...

Sin duda alguna llevar esa vestimenta es todo un mérito!

saudiños abejitas!!!