lunes, 5 de enero de 2009

Ratoncito Pérez



El 5 de enero de 2003 el Ayuntamiento de Madrid rindió un homenaje a este personaje de leyenda instalando una placa conmemorativa en el mismo lugar donde el padre Coloma situó la vivienda del roedor con el siguiente texto: Aquí vivía, en una caja de galletas, Ratón Pérez, según el cuento que el padre Coloma escribió para el niño Rey Alfonso XIII.



El Ratoncito Pérez se creó a finales del siglo XIX (posiblemente 1894) y su autor es el Padre Luis Coloma (1851-1915), miembro de la Real Academia Española desde 1908. Desde Palacio pidieron al padre Coloma que escribiera un cuento cuando a Alfonso XIII, que entonces tenía 8 años y se le cayó un diente. Y así fue cómo al jesuita (que también escribió las novelas «Pequeñeces» o «Jeromín», tan populares en sus posteriores versiones cinematográficas) se le ocurrió esta historia protagonizada por el rey Bubi, que era como la Reina Doña María Cristina llamaba a su hijo, el futuro Alfonso XIII.

Cuenta la historia que el ratón vivía con su familia dentro de una gran caja de galletas, en el almacén de la entonces famosa confitería Prast, en el número ocho de la calle del Arenal, en el corazón de Madrid, apenas a cien metros del Palacio Real. El pequeño roedor se escapaba frecuentemente de su domicilio y, a través de las cañerías de la ciudad, llegaba a las habitaciones del pequeño rey Bubi I (Alfonso XIII) y las de otros niños más pobres que habían perdido algún diente, despistando a los gatos, que siempre estaban al acecho.

El relato es un canto a la sencilla y sublime idea de la fraternidad humana que de la mano de un ratón muy pequeño, con sombrero de paja, lentes de oro, zapatos de lienzo y una cartera roja, colocada a la espalda, reza su inicio así: “Sembrad en los niños la idea, aunque no la entiendan; los años se encargarán de descifrarla en su entendimiento y hacerla florecer en su corazón.”


Curiosidades:

Además, en el interior del pasaje comercial de esa misma finca situada en el número 8 de la calle Arenal se encuentra una pequeña estatua del personaje y una placa en bronce, creadas ambas por Cruz Pintor.

El cuento es prácticamente desconocido en España donde no se publica desde 1947, aunque se reedita cada año en países tan lejanos como Japon.

La historia de este roedor ha sido traducida al francés y al inglés, idioma en el que se han hecho varias adaptaciones.

En los países hispanohablantes se le reconoce como "Ratoncito Pérez", con la excepción de México, Chile y Uruguay en donde se le dice "el Ratón de los Dientes" y en Argentina, Colombia y Venezuela simplemente "El Ratón Pérez". En Francia se le llama “la petite souris”, en Italia se le conoce como "Topolino" y en los países anglosajones este papel lo encarna el "Hada de los dientes" (Tooth Fairy).

Fuente: Wikipedia.

4 comentarios:

lola dijo...

Hola, ¡qué interesante lo del ratón Pérez! la verdad es que no sabía de dónde venía el cuento, ahora estuve buscando en Internet y lo he leído. Mi padre era mi ratón Pérez particular.
Espero que tengan un buen año lleno de cosas buenas. Seamos optimstas.
Saludos!

Gise =) dijo...

Vino el raton Perez y se lo llevo...decia una canción infatil que cantabamos en Argentina, jejeje!!! HErmosa historia me bajare el cuento de internet para guardarlo y contarselo a mis sobris...
Besukones y feliz 2009 dulces abejitas!!!!

Cruzcampero dijo...

Vaya, la primera noticia que tengo, el Ratoncito viene a raíz de un cuento... Pensaba que venía de tradiciones no muy lejanas, pero no sabía la historia, por cierto interesante.
Gracias de nuevo, un saludo!

isa dijo...

que bien, no lo sabia, besitos