domingo, 11 de mayo de 2008

El rocío









Esta pequeña aldea perteneciente al municipio de Almonte se convierte una vez al año en el centro de una de las mayores peregrinaciones del mundo.
Devotos de toda Andalucía, España y el mundo entero (existe incluso una hermandad en Bruselas) acuden por miles a la aldea de El Rocío los días anteriores al lunes de Pentecostés.



Durante el resto del año la aldea, más tranquila, acoge a todos los visitantes que desean conocer el centro de una pasión que trasciende lo religioso y se convierte, año tras año, en un verdadero acontecimiento social.

Este año 2008 Pentecostés se celebra el 11 de mayo, por lo que en la madrugada del domingo 11 al lunes 12 es cuando la Virgen del Rocío saldrá en procesión para reencontrarse con sus fieles. La Romería

Una semana, contando con el camino que recorren los peregrinos hasta la aldea almonteña. Una semana de pasión, devoción, tradición, sentimiento, diversión... Una semana es lo que dura la Romería de El Rocío, una de las peregrinaciones marianas más importantes del mundo y una de las romerías más multitudinarias.


Durante la celebración, esta aldea de cerca de 2.000 habitantes se convierte en la tercera ciudad de España por número de habitantes (en 2006 se registró la cifra de aproximadamente 1.300.000 personas).

Aunque se dice que "El Rocío es el camino", los días 'grandes' son el fin de semana, destacando la madrugada del domingo al lunes -de Pentecostés-, que es cuando la Virgen se reencuentra con sus fieles en una procesión que comienza con el espectacular "salto de la reja" y termina bien entrado el día encomendándose a la Blanca Paloma hasta el año siguiente.




La leyenda del rocío cuenta que en el siglo XV un pastor o cazador se hallaba en La Rocina y, alarmado por los ladridos de sus perros, encontró en el tronco de un árbol la talla de una Virgen. Este hombre cogió la imagen y se la llevó a Almonte. En el camino se durmió y cuando despertó, descubrió que no estaba. Volvió a donde la había encontrado y la halló allí. Entonces, fue al pueblo y contó lo sucedido. Tras trasladarse al lugar las autoridades de la localidad, se decidió erigirle una ermita allí y poner en ella a la Virgen. Desde entonces ese lugar se llama Virgen de las Rocinas.

En 1582 Almonte adquiere esas tierras y cinco años después Baltasar Tercero, emigrado a Las Indias, envía una importante suma de dinero para instituir allí una capellanía permanente, lo que le dará un gran impulso y evitará que, como en otros casos, tanto la ermita como el culto desaparezcan.


5 comentarios:

Miguelo dijo...

esa virgen parece un poco triste no? igual es q no le gusta que vaya tanta fiesta y tan poco religiosidad...

Piky dijo...

El Rocío siempre ha sido una peregrinación a la que me gustaría acudir algún año. Puede ser que sea por lo que me cuentan de ella mis familiares sevillanos que no se pierden una romería del Rocío o por mi atracción por lo andaluz y su forma de vivir la vida.

Feliz encuentro esta noche para todos los peregrinos del Rocío!

Mil besossss

angela dijo...

¡Ay! abejitas desde el norte me cuesta creer que todos acuden con tanta fé...Naturalmente que respeto sus creencias pero me cuesta...Un abrazo.Angela

Gise =) dijo...

Aunque quiza no todos vayan con tanta fe a ver a la Virgen siempre me ha emocionado ver semejante manifestación de devoción. No creo que 1.300.000 solo vayan por curiosidad. Besikis!

Abejitas dijo...

miguelo puede ser, ha cambiado tanto la fe.

piky los andaluces son muy dados a estas celebraciones y sí, debe ser muy bonita.

angela la fe ha cambiado mucho como dijimos y habrá quien la tenga y habrá quien no.

gise de todo habrá

Besitos de miel