miércoles, 12 de marzo de 2008

¿Verbal o no verbal?

¿Oyes o percibes?


Las personas no solo transmitimos información a través de las palabras sino también a través de nuestros movimientos, posiciones o gestos. A este modo de comunicarnos se le conoce como "lenguaje no verbal" y supone el 90% de la comunicación.
El lenguaje corporal, que no es más que todo lo que tú trasmites por medio de movimientos o gestos, delata completamente tus sentimientos o percepción acerca de la persona con la que está interactuando.
Cuando conversas con una o varias personas, reflejas y envías miles de señales y mensajes a través de tu comportamiento. Así que presta atención y sácale provecho a los siguientes datos, porque tanto en tu vida laboral como en la personal, te serán de gran provecho.


ACTO
REFLEJA
Acariciarse la quijada
Toma de decisiones
Entrelazar los dedos
Autoridad
Dar un tirón de oídos
Inseguridad
Mirar hacia abajo
No creer en lo que se escucha
Frotarse las manos
Impaciencia
Apretarse la nariz
Evaluación negativa
Golpear ligeramente los dedos
Impaciencia
Sentarse con las manos agarrando la cabeza por detrás
Seguridad en sí mismo y superioridad
Inclinar la cabeza
Interés
Palma de la mano abierta
Sinceridad, franqueza e inocencia
Caminar erguido
Confianza y seguridad en sí mismo
Pararse con las manos en las caderas
Buena disposición para hacer algo
Jugar con el cabello
Falta de confianza en sí mismo e inseguridad
Comerse las uñas
Inseguridad o nervios
La cabeza descansando sobre las manos o mirar hacia el piso
Aburrimiento
Unir los tobillos
Aprensión
Manos agarradas hacia la espalda
Furia, ira, frustración, aprensión
Cruzar las piernas, balanceando ligeramente el pie
Aburrimiento
Brazos cruzados a la altura del pecho
Actitud a la defensiva
Caminar con las manos en los bolsillos o con los hombros encorvados
Abatimiento
Manos en las mejillas
Evaluación
Frotarse un ojo
Dudas
Tocarse ligeramente la nariz
Mentir, dudar o rechazar algo




TRUCOS

HABLAR CON LOS OJOS
 
Los ojos son las ventanas del alma. La persona que mira limpiamente a los ojos de otros es una persona segura, amistosa, madura y sincera. Sus ojos y su mirada pueden decir tanto porque expresan prácticamente todas las emociones: alegría, tristeza, inquietud, tensión, preocupación, estimación o respeto. Por sus ojos muchas veces se puede saber lo que está pensando. Por eso, constituyen una ayuda poderosa en la conversación.

CUIDADO CON LAS MANOS

Tus manos se pueden aprovechar muy bien para complementar tus palabras y dar mayor fuerza a tu conversación. No las utilices inútilmente y mucho menos para hacer cualquier cosa que distraiga a la otra persona. Tampoco las uses violentamente, palmoteando o pasándoselas casi en el rostro a la otra persona.

CUIDADO CON LO QUE TOCAS
 
Hay muchas personas que siempre están dando palmadas en la espalda o tocando a los otros en los brazos, como para llamar su atención. Es bueno demostrar cariño, pero también hay que guardar el debido respeto a los demás. Muéstralo no tocando a la otra persona innecesariamente. Hay quien se siente muy molesto si le tocan, ten cuidado. Pero tampoco hables o escuches con las manos metidas dentro de los bolsillos porque eso denota indiferencia y mala educación.

GESTOS QUE DENOTAN IMPACIENCIA O ABURRIMIENTO

La actitud física demuestra lo que el alma está sintiendo. Si alguien finge interés en una conversación, la otra persona se dará cuenta muy fácilmente por sus gestos y ademanes. Moverse nerviosamente o levantarse, cruzar y descruzar las piernas, moverse en el asiento o mirar constantemente el reloj demuestra aburrimiento y es una gran falta de respeto. Si tienes que mirar la hora, hazlo en el reloj de otro.



APRENDER A SENTARSE

Aprende a sentarte tranquilo y comportarte cuando se escucha. Reparte equitativamente el peso de tu cuerpo para no cansarte mientas estás sentado conversando. Si te sientas en el borde de la silla, es indicativo que deseas irte tan pronto como sea posible. 

Si cambias constantemente de posición, estás expresando a gritos que estás aburrido. Si mueves incesantemente los pies durante la conversación, tu interlocutro pensará que estás molesto, inseguro, irritado, nervioso, cansado o aburrido. Sitúate en una posición cómoda y descansada que te permita respirar mejor y manejar mejor tu voz.

CONTROL DE LA MIRADA
 
Cuando estés hablando con alguien, no estés mirando a todos lados: a la ventana, al techo, al suelo o limpiando sus uñas. Tampoco mires morbosa y curiosamente los zapatos, pantalones, camisa o peinado del que habla. Mantén el contacto ocular, pero sin fijar en exceso la mirada: eso lo hacen los locos. De todas formas, si quieres fijar la mirada durante mucho tiempo en alguien sin cansarte psicológicamente, mira su entrecejo. Para el otro/a no hay diferencia.



CONTROL DE LAS EXPRESIONES DEL ROSTRO

¡Sonríe! Intercalar sonrisas cálidas y francas en la conversación transmite confianza, alegría y buena disposición. Sin embargo, no exageres. Sonreír demasiado frecuentemente puede convertir el gesto en una especie de mueca y dar la impresión de que es algo hueco, vacío y fingido. Apretar exageradamente los labios puede delatar que tienes dudas o desconfianza acerca de lo que el otro está diciendo o sugerir que no estás expresando realmente lo que piensas o sientes.





12 comentarios:

Miguelo dijo...

vaya... muy interesante.
como era eso de que si al recordar mira a la derecha miente... o al revés. no se...

NinfA_OccidentAl dijo...

A saber las veces q habré metido la pata con alguna mala señal de mi cuerpo....:s gracias por la información,a más de uno nos vendrá bien!! ;) saludos!

Saritisima dijo...

Muy muy interesante abejitas.
Recuerdo q hace años, en una entrevista d trabajo, ya me dijo el entrevistador q ... en el futuro si queria saber la hora, no mirase mi reloj sino el suyo. Me quede cortadisima pero me lo dijo con su mejor intencion ... pq me cogieron
gracias por el documento

Pakous dijo...

Todo este post me sabe a miel fresca, desde muy jovencito indagué sobre las señales inequívocas del cuerpo, y lo he ido utilizando a lo largo de mis años, y es como si jugaras con ventaja.
Besos de néctar.

delitosliricos dijo...

Vaya, interesante reportaje no? De cacho a rabo que me lo acabo de leer jeje xD
Besosssss

Isabel dijo...

uff yo pienso como ninfa, cuantas malas señales equivocadas habré dado. Tengo la costumbre de cruzar las piernas y mover el pie, si en clase se ha fijado el profesor en eso... habrá pensado que me aburro totalmente en su clase

Isabel dijo...

uff yo pienso como ninfa, cuantas malas señales equivocadas habré dado. Tengo la costumbre de cruzar las piernas y mover el pie, si en clase se ha fijado el profesor en eso... habrá pensado que me aburro totalmente en su clase

Abejitas dijo...

Miguelo algo de eso había, era si miras a la derecha verdad y a la izquierda mentira, algo parecido. Lo buscaremos.

Ninfa occidental, es muy importante, sobre todo si te dedicas a la atención al público.

Saritisima es que el reloj muchas veces es un trasto horrible.

Pakous y tanta ventaja es más lo que transmitimos con el cuerpo que con nuestras palabras.

Delitos líricos, de cacho a rabo no lo había oído nunca, de pies a cabeza si pero weno no queda mal tampoco. Nos alegra que te haya gustado.

Isabel nunca es tarde para aprender. Todos hemos cometido errores.

Besitos de miel a todos.

lola dijo...

Siempre aprendo algo interesante en estas visitas que hago aquí, y tendré que tener cuidado con mi lenguaje corporal, es que a veces miro mucho a la cara de la gente, lo hacía porque creía que era bueno y ahora resulta que es cosa de locos, ¿necesitaré un siquiatra?
Saludos!

<< Lolylla >> dijo...

Me ha parecido muy interesante este post, he aprendido unas cuantas cosas!

Un saludo!

A.V.G. dijo...

Este post lo copio y me lo guardo para estudiarlo. Están muy bien resumidos los principios básicos.
Gracias.
Besos y Abrazos. Nos vemos. nos leemos.

Abejitas dijo...

lola, jajaja ni mucho menos necesitas un psiquiatra, simplemente son hábitos que tomamos sin darnos cuenta.

loliya nos alegramos mucho de que hayas aprendido con nosotras.

avg esperamos que te sea útil.

Besos de miel