martes, 19 de febrero de 2008

La siesta


La siesta es una costumbre muy sana de algunas partes de España y Latinoamérica, pero también en China, Taiwán, Filipinas, India, Grecia, Oriente Medio y África del Norte., la practican Consiste en descansar entre 15 y 30 minutos después de la comida principal del día, y así reponer energías para el resto del día. Si la siesta se prolonga durante más de 40 minutos aparece mal genio y modorra.

La palabra viene de la expresión latina hora sexta, que designa al lapso del día comprendido entre las 12 y las 15 horas, momento en el cual se hacía una pausa de las labores cotidianas para descansar y reponer fuerzas.

La siesta se produce como una consecuencia natural del descenso de la sangre después de la comida desde el sistema nervioso al sistema digestivo provocando somnolencia.

Está demostrado científicamente que una siesta de no más de ochenta minutos (más tiempo puede [trastocar el reloj biológico] natural y causar insomnio por la noche) mejora la salud en general y la circulación sanguínea y previene el agobio, la presión o el estrés. Además, favorece la memoria y los mecanismos de aprendizaje y proporciona la facultad de prolongar la jornada de trabajo al poderse resistir sin sueño hasta altas horas de la noche con poca fatiga acumulada.

Personajes como Albert Einstein cantaron sus alabanzas y Winston Churchill, que aprendió la costumbre en Cuba, fue un entusiasta cultivador de la misma, con la consecuencia inesperada de que sus colaboradores quedaban rendidos cuando le veían a él tan fresco a las dos de la madrugada y con ganas de trabajar más, durante los días de la Segunda Guerra Mundial. Uno de los escritores más importantes de la literatura española del siglo XX, premio Nobel,Camilo José Cela, con su sarcasmo habitual, ensalzó la práctica y disfrute de esta costumbre tan española. El novelista decía de la siesta que había que hacerla "con pijama y orinal".

"Una siesta mejora el rendimiento de varias tareas, en especial en las personas que aprendieron algo muy bien antes de dormir", asegura el doctor Matthew Tucker. "En cambio, una siesta no tiene el mismo efecto reforzador en las personas que aprendieron algo sin mucho interés antes de dormir", agregó Tucker, de Beth Israel Deaconess Medical Center, en Boston, Massachusetts.

Sin embargo y, como suele decirse, contra todo pronóstico, la costumbre de la siesta está más extendida en otras partes de Europa que en España. Un estudio del Instituto para la Investigación del Sueño y la Medicina de Regensburg (Alemania), promovido por la revista 'Neurology', descubrió que casi uno de cada cuatro alemanes echa una cabezadita después de comer. El mismo estudio, basado en una amplia encuesta telefónica realizada entre 19.000 ciudadanos en cinco países europeos, sorprendió a sus autores, ya que no se esperaban que los alemanes fueran los más celosos de "la cultura de la siesta", por delante de los italianos (16%), los británicos (15%), los españoles (9%) y los portugueses (8%). Según el estudio los alemanes duermen más la siesta porque se levantan muy temprano, sobre las seis de la mañana.

El resultado no significa que a los españoles no les guste echarse la siesta. De hecho, si hacemos un pequeño sondeo a nuestro alrededor sobre cuál sería descanso ideal para afrontar la jornada laboral de la tarde, la preferencia de la siesta sobre el deporte, el paseo o las compras es abrumadora. Tal vez sea por ello que se practica más durante vacaciones y días de descanso, hasta el punto que los problemas de sueño aumentan considerablemente tras los periodos vacacionales debido a que se alteran los ciclos sueño-vigilia por hábitos irregulares.

Y vosotros, ¿disfrutáis a diario de ella?

Qué sueño, nos vamos a echar un ratito ….

11 comentarios:

José Manuel dijo...

pensaba ponerme a trabajar, pero me voy a echar un ratito..ZZZZZ
BEESSoosszzz¡¡AHHHOOO!

NinfA_OccidentAl dijo...

Sabías que soy incapaz de echarme la siesta!!! a lo mejor es porque no es parte de mis costumbres, pero aun así me cuesta un trabajo enorme dormir por las tardes!! besitos!

saeta dijo...

Me pasa igual a mi ninfa, no hay forma de dormir la siesta para mi, ains, me da una pena... jo.

Saludos!

IRIS dijo...

No sabéis lo que me gusta a mi eso de practicar la siesta, que pena que no tenga tiempo para ponerla en práctica!!
Un abrazo enorme abejitas!!

MAR dijo...

Yo solo duermo de noche y bien tarde porque soy noctambula...pero si si si yo te acompaño a dormir un ratito.
Besitos abejitas.
mar

delitosliricos dijo...

a dormir sea dicho...aunque sean las 10 y media de la mañana jejeje
Saludos y besitossssss

A.V.G. dijo...

Pues me voy a echarme un ratito...
A dsifrutarlo.

Nos leemos. Abrazos y besos.

whitepawn dijo...

Quizás estoy errado, pero... el sistema nervioso no carece de circulación sanguínea? Es decir, un nervio no posee sistema circulatorio, simplemente recibe oxígeno de la sangre, así que la sangre no puede abandonarlo.
Que yo haya leído la sangre se concentra en la digestión, es por eso que llega menor riego sanguíneo al cerebro y por consiguiente, menos oxígeno, lo que provoca ese sueño...
Bueno, no me hagáis mucho caso.
Saludones.

angela dijo...

Yo te puedo decir lo mismo que el que me ha precedido ... Pero te doy las gracias por recordarnos que casi es una obligación para nuestros cuerpos....pero el tiempo juega con las horas tan despiadadamente...que es imposible vencerme bajo un pequeño sopor todos los días...Un saludo

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

En verano, cuando la tensión baja, es aboslutamente necesario una cabezadita tras la comida.

Abejitas dijo...

Jose manuel, dan ganitas eh, que aproveches

Ninfa hay muchas personas así, pero dicen que los españoles somos todos amantes de la siesta.

Saeta pues si, una pena

Iris siempre se puede en algun momento.

Nosotras también vamos.

Delitosliricos para dormir no hay momento sino sueño y ganas.

avg lo mejor que haces jaja

Puede ser whitepawn, puede ser.

Una petición sabia de nuestro cuerpo angela.

fanma, tras la comida es muy necesaria casi siempre, parece que la comida nos da sueño.

Besos de miel.