martes, 30 de octubre de 2007

Cuento - ... no hay Halloween sin Jack O´Lantern.


... según cuenta la historia ...

Un hombre irlandés, tacaño y muy bebedor, llamado Jack, tuvo la mala fortuna de encontrarse con el diablo en un bar, en la Noche de Brujas, como algunos afirman. Jack había bebido mucho y aún tenía mucho más por beber, estaba apunto de caer en las garras del diablo. Pero pudo engañar al diablo ofreciéndole su alma a cambio de un último trago. El diablo se transformó en una moneda para pagarle al camarero, pero Jack rápidamente lo tomó y lo puso en su monedero. Como Jack tenía una cruz en su monedero, el diablo no pudo volver a su forma original. Jack no dejaría ir al diablo hasta que le prometiera no pedirle su alma en 10 años.

Diez años más tarde, Jack se reunió con el diablo en el campo. El diablo iba preparado para llevarse el alma de Jack, pero Jack pensó muy rápido y dijo: "Iré, pero antes de hacerlo, ¿me pasarías la manzaña que está en ese árbol por favor?". El diablo pensó que no tenía nada qué perder, y de un salto llegó a la copa del árbol, pero antes de darse cuenta, Jack ya había tallado una cruz en el tronco de un árbol con un cuchillo. Entonces el diablo no pudo bajar, sin atrapar a Jack y sin obtener su alma. Jack lo hizo prometer que jamás le pediría su alma nuevamente, y el diablo tuvo que aceptar, pues no le quedaba nada más por hacer.

Jack murió unos años más tarde, pero no pudo entrar al cielo, pues durante su vida había bebido mucho y había sido un estafador. Pero cuando intentó entrar, por lo menos la infierno, el diablo tuvo que enviarlo de vuelta, pues no podía tomar su alma. "¿Adónde iré ahora?", Preguntó Jack, y el diablo le contestó: "Vuelve por donde viniste". El camino de regreso era oscuro y con mucho viento. El diablo le lanzó a Jack un carbón encendido directamente del infierno, para que se guiara en la oscuridad, y Jack lo puso en un naboque iba comiendo, para que no se apagara con el viento ...

Jack fue condenado a caminar en la oscuridad eternamente ...


Pero creo saber qué te estarás preguntando: ¿qué tienen que ver los nabos con las calabazas?. Aquí va la respuesta. Los pobladores de las islas británicas, especialmente Irlanda, son descendientes de los celtas, por eso como mandaba la tradición celta ahuecaban nabos y ponían carbón en ellos para iluminar, y así le daban la bienvenida a sus seres queridos y a la vez se protegían de los malos espíritus. Pero cuando los irlandeses llegaron a América, conocieron las calabazas y se dieron cuenta de que éstas eran mucho más grandes y fáciles de ahuecar. Desde entonces, nadie ha crecido sin conocer un Jack O´Lantern.


Video thumbnail. Click to play
Click To Play

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Pos yo no busco a Jack...no no noooo
Buenas noches.
J.L.

Abejitas dijo...

J.L. igual tu preferías encontrar a Jackie :-P

SENSACIONES dijo...

hola
que lindo lugar muy tierno me encanto vuelvo

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

Desconocía esta historia.

N-A-S-A dijo...

Vaya no sabía la historia! gracias por compartirla! no celebro Halloween ... ese día es el cumpleños de la infanta Leonor prefiero pensarlo así.

Anónimo dijo...

Me parecio muy diferente y divertida la historia que muestran sobre el halloween,pues siempre muestran una historia super tragica.

Abejitas dijo...

Gracias a tod@s por vuestros comentarios.

Aleteos!

Anónimo dijo...

osea que jack es malo o buueno ??